Home / Noticias / Tantas palabras, sólo palabras…

Tantas palabras, sólo palabras…

Lo escrito por Fabio Porta pone em evidencia la distancia entre las promesas en campaña electoral y los hechos.

 

Hay una gran diferencia entre los slogan y las leyes, y los hechos y las palabras.

Aunque en la época de las “falsas noticias” y de los “whatsapp” es posible, para quienes tienen la paciencia de leer y sobretodo de recordarse, distinguir entre la propaganda política y la realidad de los hechos. El “gobierno del cambio”, el primero con un electo en el exterior con la responsabilidad de los italianos en el mundo, parece contradecirse por la creciente distancia entre los susodichos anuncios y la realidad. Los italianos en el exterior parecen más las víctimas que los protagonistas de estos cambios.

No quiero continuar enfureciéndome del desorden del “decreto Salvini” sobre seguridad, donde emigrantes e inmigrantes fueron tratados al igual que delincuentes y terroristas y en el cual de manera impropia (y, de hecho, desordenada) fueron insertadas normas relacionadas a los procesos de ciudadanía “ius sanguinis”. Tomemos de ejemplo la otra gran promesa electoral, hoy en día punto programado en la ley de financiamiento de este gobierno: el ingreso por ciudadanía. Y bien, ya en el 2008 (había apenas entrado al Parlamento) la Lega hizo que se aprobara una enmienda que vincula el pago de la pensión social a la residencia continua de 10 años en Italia, excluyendo de un solo golpe no solo a los inmigrantes sino también a tantos emigrantes que regresan a Italia y que en vez de encontrar apoyo y solidaridad se golpean contra un nuevo muro de indiferencia y burocracia.

Lo mismo sucederá con el ingreso por ciudadanía. Una medida introducida para combatir la pobreza y la desocupación que penalizará nuevamente a nuestros ancianos que, regresando a Italia desde una Venezuela en llamas o de Argentina en crisis (solo por hacer un ejemplo) se verán negado a este subsidio porque no han vivido 5 o 10 años consecutivos en Italia. Recuerdan el MAIE de Riccardo Merlo, cuando – estábamos al inicio de la precedente legislatura – proponía la entrega del subsidio de solidaridad como “reaparición histórica para tantos emigrantes italianos ancianos”, “una exigencia que se pone en manera urgente e impostergable- sostenían los parlamentarios del Maie – sobretodo cuando residen en países golpeados de grave crisis económica y social?”. “Estas personas – son siempre palabras de Merlo y compañía- presionados por la necesidad, muchas veces deciden regresar a Italia. Pero regresar a vivir en el propio país, después de años de emigración, no quiere decir regresar en familia o entre amigos de infancia, es más, en muchos casos, significa regresar solo, como sucede en el éxodo, un traslado para sobrevivir”.

Porque entonces no aprobar a extender el “ingreso por ciudadanía” también a aquellos italianos que transfiriéndose del exterior a Italia por graves motivos sociales y económicos, regresan a vivir en nuestro país, por lo menos a los más ancianos? Preguntar es lícito, responder es facultativo. Del resto, la misma incoherencia el MAIE la demuestra a propósito de los criticados 300 euros, aquellos relativos a las solicitudes de ciudadanía “ius sanguinis”. Recuerdan lo que gritaba Merlo y compañía delante de los consulados? “En la próxima legislatura con más parlamentarios del MAIE iremos al gobierno, aboliremos la tasa de ciudadanía, inconstitucional y garantizaremos los servicios consulares de forma digna y en tiempos rápidos”. Exactamente así: “aboliremos la tasa de ciudadanía, inconstitucional…!”. Pecado que el Vice Ministro Merlo haya declarado que no piensa ni si quiera abolir esta tasa y que más bien gracias a esos recursos que provienen de esa contribución (junto a los contratistas ingresados en la ley de financiamiento del Partido Democrático) tratará de mejorar los servicios consulares. Está claro no?!

Escribo estas cosas gracias a la hospitalidad de uno de las pocos (y seguramente últimos) titulares de los italianos en el exterior, “Gente d’Italia”, a la cual agradezco por su atención y sensibilidad con la cual continúa siguiendo estas temáticas. Si, porque el gobierno del cambio riesga de regalarnos también esta última perla: en pocos meses no sólo fueron capaces de mejorar en nada la vida de los italianos del mundo sino que también se prestarán para apagar la voz de aquellos pocos titulares periodísticos que heroicamente resisten, como ya lo denunció hace pocos días el Director Porpiglia junto al FILE (Federación Italiana de Libre Editores). Yo no me rindo, nosotros no nos rendimos, los italianos del mundo seremos una vez más, más fuertes que las políticas equivocadas y miopes operadas por las fuerzas que siempre han sido oposición de la italianidad en el mundo y de aquellas que aun estando en el gobierno ya se olvidaron de las decenas de promesas y de compromisos, electorales y por demás.

FABIO PORTA

COORDINADOR DEL PARTIDO DEMOCRÁTICO DE AMERICA MERIDIONAL.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*